hitcounter

Sospechosos Habituales

Hace mucho tiempo en la inhóspita blogosfera una panda de frikis creó Sospechosos Habituales. Desde aquel fatídico día nadie está libre de sospecha. No trates de disimular, si vienes mucho por aquí tu también serás un... Sospechoso Habitual


Licencias


No, no me refiero a las licencias poéticas ni al carnet de conducir, me refiero a una pequeña clausula que se adjunta en muchos trabajos y que explica qué derechos se reserva el autor de la obra por el simple hecho de ser eso, el autor.

Por estas maravillas que tiene la legalidad internacional la que viene de serie sin tener que especificar nada es el CopyRight que viene a ser un "te dejo verlo y gracias" así que tienes que pedir permiso al autor para copiar, versionar o incluso difundir la obra.

En respuesta a tan restrictivas condiciones apareció el movimiento CopyLeft (si, supongo que alguien encontró gracioso llamarlo así) a través del cual nacieron varias licencias que pretendían dar más libertad a los consumidores para copiar, modificar y difundir las obras. Este movimiento cobra verdadero sentido con la expansión de los medios digitales, en los que la copia se realiza con (prácticamente) coste cero.

La versión más conocida de licencia CopyLeft es la familia Creative Commons. Las licencias Creative Commons te dejan elegir que derechos te reservas y que derechos compartes en cada obra.

Así por ejemplo Sospechosos está licenciado con una Creative Commons Attribution NonCommercial ShareAlike 2.5 y esto significa que puedes usar cualquiera de nuestros contenidos siempre que cites el origen, los compartas con la misma licencia y no los uses con fines comerciales.
En su web te facilitan mucho el trabajo para que te hagas la licencia a tu medida.

Claro que también puedes usar algo todavía más permisivo y altruista como la Licencia de Dominio Público que se explica sola o la Creative Commons para Naciones en Desarrollo que da ciertas libertades a los que más las necesitan.

También hay cosas más específicas, por ejemplo para músicos existen la Creative Commons Sampling y la Creative Commons Share Music mientras que en software se utilizan la GNU-GPL o la GNU-LGPL además de otras muchas y variadas fórmulas como la medio-comercial Ransomware (no lo confundan con este Ransomware!), la práctica Beerware o la cursi PostCardware. Existe incluso una licencia Creative Commons especial para Wikis.

Y si tu obra no es digital no te preocupes, basta con añadir este texto:

Esta obra está bajo una licencia Reconocimiento-Compartir bajo la misma licencia 2.5 de Creative Commons. Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.5/ o envie una carta a Creative Commons, 559 Nathan Abbott Way, Stanford, California 94305, USA.

Para licenciarla con la citada Creative Commons.

Este ha sido un breve incompleto repaso a las diferentes licencias que corren por ahí pero tan sólo pretendía introducir el tema y dejar clara una cosa:
Hay una licencia a la medida de cada obra

Así que busca hasta encontrarla y si no tienes bastante con las Creative Commons puedes mirar alternativas como el Movimiento por la Devolución que promulga una paulatina reducción de la duración de las patentes y los derechos de autor y el retorno al Dominio Público o (el algo más friki) Copycristian que fomenta el valor cristiano de la caridad al compartir las obras.

PD: Lamento tener que avisar pero la legislación respecto a este tema está muy verde y, lamentablemente, usar una de estas licencias no siempre asegura la cobertura legal esperada.

Etiquetas:


Sospechoso: (Denúnciame)

Fichado el día 24 enero 2007 a las: 15:04


Publicar un comentario




Chivatos:

Crear un enlace



« VOLVER