hitcounter

Sospechosos Habituales

Hace mucho tiempo en la inhóspita blogosfera una panda de frikis creó Sospechosos Habituales. Desde aquel fatídico día nadie está libre de sospecha. No trates de disimular, si vienes mucho por aquí tu también serás un... Sospechoso Habitual


Conspiracionismo


En Desiertos Lejanos tienen un excelente artículo sobre Conspiracionismo donde Luis Fernando Areán repasa la metodología del fenómeno a través del análisis de un caso de libro: La teoría del 11-M.

Areán define Los 9 Principios Básicos del Conspiracionismo:
  1. Convencimiento previo de una verdad dogmática.
  2. Valoración diferencial de indicios según su adecuación a la idea preconcebida.
  3. Apelación a la incredulidad respecto a la teoría “oficial” para forzar la única conclusión supuestamente posible.
  4. Omisión de extracción de ciertas conclusiones lógicas (o más bien, ilógicas) de la teoría conspirativa, a fin de no tener que reconocer su inverosimilitud.
  5. Postulado de una conspiración de silencio para acallar la Verdad.
  6. Utilización de explicaciones ad hoc para explicar lo inexplicable.
  7. Conversión de hipótesis y premisas implícitas en hechos probados y acumulación de insinuaciones.
  8. Utilización de lenguaje emotivo, cargado de parcialidad, dirigido y lleno de juicios de intenciones.
  9. Utilización de todo tipo de falacias lógicas para apoyar las tesis conspirativas.

Y además lo hace de una manera clara y neutra.

Reservense hoy unos minutos para leer este artículo. Vale la pena.

Etiquetas: ,


Sospechoso: (Denúnciame)

Fichado el día 30 enero 2007 a las: 13:48


  • La Navaja de Occam demuestra que el incendio del Reichstag no fue obra del Partido nazi. ¡Konspiranoiken, que sois todos unos konspiranoiken!
    — Adolf Hitler hablando sobre el incendio del Reichstag.

    Yo nunca he usado argumentos ad hominem contra esos despreciables y chiflados conspiranoicos, que creen todos que Elvis está vivo.
    — Escéptico hablando de la conspiranoia.

    Bueno, en fin, tal vez hay que reconocer que la CIA ha hecho alguna que otra cosa mala. Pero ya no más. A partir de ahora ya nunca más se va a descubrir nada malo hecho por la CIA. Os lo prometo por la Navaja de Occam.
    — Portavoz de la CIA hablando con cuidado para que no se le escape la risa

    Donde dije digo, digo Diego.
    — Escéptico hablando de sus artículos sobre conspiranoias.

    Bueno, ejem, a lo mejor tengo que reconocer que en la Historia han ocurrido conspiraciones. Pero a partir de ahora no va a haber ninguna más, ¿entendido?
    — Escéptico hablando en sus artículos sobre conspiranoias.

    Jamás una agencia de inteligencia de ningún país ha hecho nada. Todo y siempre son accidentes fortuitos, que eres un conspiranoico, hombre.
    — Experto muy listo en política internacional corrigiendo a un conspiranoico.

    Las conspiraciones no existen. Los conspiranoicos son unos malvados embusteros. Los conspiranoicos han formado una conspiración para engañarnos, haciéndonos creer que existen las conspiraciones. Pero entonces existe al menos una conspiración: la de los conspiranoicos para hacernos creer que existen las conspiraciones. Y entonces...
    — Escéptico haciéndose un trabalenguas.

    Si hubiese sido una conspiración del Gobierno, hubiesen dejado huellas.
    — Escéptico refutando una teoría.

    Si hubiese sido una conspiración del Gobierno, lo hubiesen hecho mejor y no hubiesen dejado huellas.
    — Escéptico diez minutos después de haber dicho lo anterior.

    La Navaja de Occam demuestra que Stalin no pretende matarme. Tus conspiranoias son bastante absurdas. Y seguro que ahora dirás que Elvis vive.
    — León Trotsky el 20 de agosto de 1940.

    ¿Una conspiración para expulsarnos de nuestras tierras? La Navaja de Occam demuestra que eso es una ridícula teoría conspiratoria completamente absurda. Y supongo que ahora me dirás que Elvis vive.
    — Palestino hablando con otro en 1946

    No seas conspiranoico. Las precauciones que tomamos son suficientes.
    — Carrero Blanco el 19 de diciembre de 1973

    ¡Anda! Ahora resulta que la CIA sí conspira. ¡Y yo que había pedido este puesto de trabajo para no dar golpe!
    — Empleado de la CIA su primer día de trabajo

    Los conspiranoicos son unos malvados que creen en teorías absurdas y sin fundamentos. Hay gente tan tonta que cree en OVNIs, telepatía, espiritismo, conspiraciones, astrología, etc...
    — Escéptico hablando de lo suyo.

    Pero, ¿cuándo he dicho yo que las conspiraciones no existen? Donde dije digo, digo Diego.
    — Escéptico diez minutos después de haber dicho lo anterior.

    Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
    — George Bush hablando de los atentados del 11-S.

    Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
    — Nerón hablando del incendio de Roma.

    Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
    — Adolf Hitler hablando del incendio del Reichstag.

    Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
    — Adolf Hitler hablando de Auschwitz.

    Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
    — Adolf Hitler hablando de... bueno, ¡hay tantas coas!

    Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
    — Jorge Rafael Videla hablando de los desaparecidos.

    Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
    — Felipe Gónzalez hablando del GAL.

    Nunca toleraremos vergonzosas
    teorías de conspiración.
    — Dirigente de ETA hablando de la desaparición de Pertur.

    Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
    — Stalin hablando de la muerte de Trostky.

    Nunca toleraremos vergonzosas teorías de conspiración.
    — Stalin hablando de la Masacre de Katyn.

    Por Anonymous Anónimo @ 11/6/09 9:59 p. m.  


  • HAGA SU PROPIA TEORÍA DE LA NO-CONSPIRACIÓN

    Para refutar las teorías conspiratorias se pueden usar las siguientes medios:

    Una forma de refutarlas serían usar argumentos racionales sobre la posible existencia o no de una conspiración determinada. Esto, sin embargo, tiene una serie de inconvenientes: a) eso de razonar es muy cansado. b) además hay que examinar todas las teorías conspiratorias una por una. Además, algunos lameculos escépticos le tienen aversión a usar razonamientos.

    Por eso es mejor usar los métodos siguientes.

    Use continuamente las palabras "paranoia", "conspiranoia", etc...

    Haga burlas y sarcasmos sobre la teoría. Aprenda a decir: "¡Ay que risa! ¡La CIA!". Practique hasta conseguir el tono de voz adecuado.

    Venga o no a cuento, mencione la Navaja de Occam y diga que, según ella, la teoría conspiratoria es falsa.

    Haga una lista de las teorías conspiratorias más ridículas y compárelas con las teorías conspiratorias que quiera refutar.

    Dé por supuesto, aunque sea mentira, que el que cree en una teoría conspirativa también cree en todas las demás teorías conspirativas.

    Por supuesto, nunca olvide mencionar la teoría de que Elvis está vivo, aunque no tenga ninguna similitud con la teoría conspiratoria que quiere refutar.

    Diga que todos los que creen en la teoría conspiratoria están locos.

    Dígalo aunque resulte que el 80 % de la población esté loca y los psiquiatras no lo hayan diagnosticado.

    Por supuesto, nunca debe mencionar las teorías conspiratorias que han resultado ser ciertas.

    Si alguien menciona una conspiración que realmente ocurrió, niegue que fuese una conspiración. Si consigue cambiar el significado de las palabras con suficiente habilidad, tiene mucho ganado. Recuerde los dos principios siguientes:
    Si es una conspiración, no ha ocurrido.
    Si ha ocurrido, no es una conspiración.
    Si sabe manejar adecuademente estos dos principios, podrá triunfar en las controversias.

    Nunca mencione el significado jurídico de la palabra conspiración. Ya se sabe que los legisladores, profesores de Derecho Penal, jueces, fiscales y abogados son todos unos conspiranoicos.

    En el peor de los casos, debe usted decir: Donde dije digo, digo Diego. "Pero si yo no he dicho nunca que no existan las conspiraciones."

    Por Anonymous Anónimo @ 11/6/09 10:01 p. m.  


  • 2 comentarios a los dos comentarios anteriores:

    1.- El próximo comentario firmado como anónimo será borrado independientemente del contenido del mismo.

    2.- En el post no se habla de conspiraciones sino de conspiracionistas.

    Lo que yo entiendo por conspiracionista es alguien que, ante un suceso que no puede explicar, optar por la hipótesis de la conspiración de manera sistemática aún en presencia de pruebas de signo contrario.

    Como ejemplo concreto: En mi opinión, en España tras el 11-M vivimos una ola de conspiracionismo auspiciada, entre otros, por el director del periódico El Mundo.

    Si no has entendido el sentido del post te ruego que vuelvas a leerlo antes de molestarme con comentarios sobre algo que escribí hace más de 2 años.

    Por Blogger Carlos Luna @ 12/6/09 11:54 a. m.  


  • Vamos a ver, lo de "Convencimiento previo de una verdad dogmática" es algo que puede suceder en cualquier tema: puede ser una teoría conspirativa pero también puede ser una idea política, religiosa, económica, etc... y también puede ser la no existencia de conspiración.

    Por Anonymous Juan @ 24/6/09 7:42 p. m.  


  • Efectivamente, Juan, y cuando detecte que existe gente dogmática negando una conspiración flagrante (como la que se ha urdido para amañar las últimas elecciones de Irán) lo diré alto y claro.

    Pero siempre en base a pruebas inequívocas y no en base a indicios circunstanciales como, en mi opinión, sucedió con el 11M.

    Por Blogger Carlos Luna @ 25/6/09 1:12 p. m.  


Publicar un comentario




Chivatos:

Crear un enlace



« VOLVER